Inicio arrow Naipes y Casino arrow Las fascinación de los juegos de azar
ENCABEZADO.jpg
Las fascinación de los juegos de azar

Como ya hemos dicho, los define la idea básica de que la posibilidad de ganar o perder no depende de la habilidad del jugador sino exclusivamente de la suerte. Por eso, la mayoría son, además, juegos de apuestas cuyos premios están determinados por la probabilidad estadística de acertar la combinación elegida, cuanto menor sea la probabilidad de obtener la combinación adecuada, mayor es el premio.


El hombre, históricamente, siempre se ha jugado cosas a suertes y, ha apostado, batiéndose y enfrentándose con sus rivales en todo tipo de actividades. El máximo exponente de los juegos de azar se encuentra en los casinos, lugares pensados exclusivamente a la práctica de estos juegos.


En 1863, el banquero François Blan adquirió la concesión del juego para el principado de Mónaco y abrió el primer casino, del que se tiene constancia. Consiguió atraer a la élite del juego utilizando la ruleta, cuyo origen hay que buscarlos en la Francia del siglo XVII y que proviene de un juego de apuestas conocido como Hoca, muy en boga en aquel momento, cuyo precursor era un juego medieval denominado La casa de la fortuna. Posteriormente, se incorporaron al casino los juegos de dados, también de azar, y los de naipes, en los que intervienen algunos otros factores.

 

La web no contiene todos los artículos de nuestro catálogo. Si no encuentra el juego que busca, consúltenos